Se despertó por un rayo de luz que caía justo sobre su cabeza. Estaba seguro de haber cerrado las ventanas la noche anterior, tal vez la memoria ya empezaba a fallarle.  No sabía si el sol era hermoso, nunca lo había visto. Era imposible mirar el sol. Había visto su reflejo y su luz, pero nunca al sol. Siempre que queria hacerlo, levantaba su cabeza y al intentar enfocar la vista en el punto correcto, luego una radiacion esplendorosa lo cegaba y no le quedaba otra que darse por vencido.
_simplemente no se puede._ dijo. Se sintió solo. Normalmente Ana le preguntaría que pensaba; el dolor se le concentró en el pecho cuando pensó en eso.
Esa mañana, como las 24 mañanas anteriores, desayunó solo, con  el retrato de ella mirando del otro lado de la mesa. Desayunó cappuccino, Ana amaba el Cappuccino. Fue a bañarse, pero tardó más de lo que tardaba usualmente; el olor de su shampoo le encantaba. Luego de cambiarse olió su almohada; desde hace 24 días dormía en el sillón de al lado, abrazado a su botella de whiskey.
 24 días, 24 años, 24 siglos, 24 cuchillos, 24 muertes…
25 días, 25 años, 25 siglos, 25 cuchillos, 25muertes…
60 días, 60 años, 60 siglos, 60 cuchillos, 60 muertes…
134 días, 134 años, 134 siglos, 134cuchillos, 134 muertes…

 A partir del día 234 empezó a tratar de olvidarla. Cambió el cappuccino por café, su retrato por un reloj, su shampoo por otro (neutro, ya no quería más perfumes) y su almohada por una botella…
234 días de fantasmas, 234 días de desvelos, 234 noches de alcohol.
345 días de fantasmas, 345 días de desvelos, 345 noches de alcohol.
387 días de fantasmas, 387 días de desvelos, 387 noches de alcohol.
479 días de fantasmas, 479 días de desvelos, 479noches de alcohol.
El día 546 se dio por vencido.
 La noche anterior la había visto. Ella era feliz, estaba más feliz que nunca. Ella era radiante.
Ese mismo día, su día 546 dio el fin a todo.
Se sentó en la baranda del balcón y se quedó mirando el sol, por primera vez. Dolía, esa belleza dolía. Se le escocian los ojos, mitad por las lagrimas, mitad por el sol.  Mientras caía pensó en su belleza. ¿valía la pena haberla visto?. Si, la valía.
“Ella era radiante, radiante como el sol.”

3 comentarios:

  1. :) ♥ 5mentarios me encantooo!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Algunos lo hicieron en Facebook, igual yo hice los treinta dias, porque sabia que lo iba a hacer en 60 aprox. y ya me tomo como 15.

    ResponderEliminar
  3. :) te sigo!
    Una invitación al mío:
    http://globosagua.blogspot.com

    ResponderEliminar